Archivo de la categoría: piedras preciosas

Turquesas para unos pendientes de ensueño

Pendientes_turquesa_

De entre nuestra colección de piedras preciosas y semipreciosas, una clienta con buen ojo, se prendó de estas turquesas naturales provenientes de Arizona. Enmarcadas en oro blanco y circonitas, resultan todavía más radiantes. Tienes que pasarte a verla, seguro que encuentras esa piedra que te enamora.

Colgante de oro amarillo, ópalo negro australiano y diamantes

1448387832

De nuevo, volvimos a tener el gusto de trabajar con uno de ellos. Nos encantó este encargo porque, como comprenderéis, sentimos absoluta  predilección por los ópalos negros australianos. Se trata, a nuestro parecer, de una de las mejores piedras semipreciosas para la elaboración de piezas únicas, y nunca mejor dicho, lo de únicas, porque es imposible encontrar en todo el mundo dos ópalos iguales.

El ópalo negro proviene principalmente de Australia, donde es considerada la piedra nacional. Además, es muy apreciado en Japón y en Estados  Unidos. En Europa, es conocido en Alemania y en muy poquitos países más. En el que hoy os mostramos, el predomio cautivador del verde hace de  este un ópalo todavía, si cabe, más peculiar, pues es poco habitual que tome protagonismo esta tonalidad.

Quizá os extrañe el que no os resulte familiar el ver a grandes firmas de joyería apostando por esta piedra que deslumbra por su rara belleza.  Pues bien, justamente por la singularidad de la que os hablamos, no podrían realizar tiradas largas de sus joyas y a ello le añadimos el trabajo
artesanal, la delicadeza y el mimo con el que requieren ser trabajadas… Está claro, que por supuesto podréis encontrarlas en las casas de lujo más exclusivas del mundo pero al alcance de muy pocos bolsillos, reservadas para un público selecto.

Por todo ello, la reacción de muchos clientes suele ser de asombro cuando encima de nuestro mostrador aparece en alguna ocasión una gema de esta altura, sumamente bonita, de la que ni siquiera conocían su existencia. Sí, esa misma reacción tuvo la dueña de este colgante de oro amarillo, ópalo negro australiano y diamantes. Para una enamorada de las piedras preciosas, y habitual de nuestra colección, sus destellos hablaron por sí  solos. A partir de ahí, y como solemos trabajar con ella, dejó el diseño a nuestra elección para que dieramos rienda suelta, en nuestro taller, a la creación de su joya.

Si te ha gustado la idea, vísita nuestra sección de piedras:  http://ismaeljoyeros.com/es/66-gemas.

Colgante de oro blanco y esmeralda colombiana

1403647693

Con un regalo impactante, quería sorprender un cliente a su pareja. Confió en nosotros, dándonos libertad en el diseño, bajo dos únicos requisitos: debía ser una pieza de líneas sencillas y modernas, en el que destacara, por su esplendor, la piedra predilecta de su enamorada: una preciosa esmeralda colombiana.

Decidimos optar por crear un colgante de oro blanco, con el que ambos quedaron realmente  encantados. En las siguientes fotografías, recogemos el proceso de elaboración.

PROCESO:

Las 2 piezas principales, se han recortado en chapa de oro blanco de 0,7 mm de grosor. Los curvamos para dar cuerpo al colgante. Además, están preparados los 4 hilos de oro que serán las garras que engarzarán la esmeralda.

Colgante esmeralda.

Soldadura de las 4 garras a una de las partes del colgante.

Colgante esmeralda.

Pulido por las 2 caras de cada una de las piezas. Previamente, se lijan con papel esmeril, de granos cada vez más finos, para eliminar cualquier imperfección.

Colgante esmeralda.

Se atan las piezas con hilo de camaraña, un alambre muy fino, con gran resistencia al fuego, que se utiliza para sujetar partes que han de ser unidas mediante soldadura de aportación con soplete.

Colgante esmeralda.

La soldadura se hace sobre una peluca giratoria, pues nos permite aportar calor a la parte de la pieza que queremos soldar, con más precisión que si soldáramos sobre una base fija.

Colgante esmeralda.

Una vez soldada la pieza, esta adquiere una tonalidad oscura, debido al efecto del fuego, que ha creado una película superficial muy difícil de eliminar por medios mecánicos. Para ello, se sumerge en una mezcla de sales y agua destilada, que provocan el decapado de la pieza, dejando la superficie totalmente limpia de impurezas y lista para los siguientes procesos de refinamiento de la superficie del oro, mediante el esmerilado y el pulido.

Colgante esmeralda.

Con una fresa de bola, montada en el mandril del motor colgante, se procede ha hacer unas muescas que permiten el engaste de la esmeralda. Tras estos pasos, se redondean las garras que sujetan la esmeralda y se vuelve a pulir la pieza.

Colgante esmeralda.

Con un láser se graban los contrastes donde se certifica la pureza del oro y la marca que nos identifica como diseñadores y fabricantes de esta pieza única de joyería.

Colgante esmeralda.

Colgante esmeralda.

Por último, se realiza una limpieza de la joya, mediante un aparato de ultrasonidos, y se le da el pertinente baño de rodio que llevan todas las joyas de oro blanco, para darles un color blanco más atractivo y unificar la tonalidad del metal precioso en las uniones que hemos realizado con soldadura de aportación.

El colgante ya está terminado y montado en collar de oro tipo omega.

Colgante esmeralda.